Blogtometría

El mundo de la optometría al alcance de un click

El mundo de la optometría al alcance de un click

INFECCIONES DE TRANSMISION SEXUAL EN LOS OJOS

Artículo escrito el: Miércoles, octubre 3, 2012 por

 

Diferentes tipos de virus como el de la Inmunodeficiencia Humana, Herpes Simple de los tipos I y II, los virus de la Hepatitis B y del Papiloma Humano, así como las bacterias Treponema pallidum, Neisseria gonorrhoeae y la Clamidia trachomatis, los cuales se transmiten particularmente por vía sexual, pueden dañar los ojos e incluso dejar ciegas a las personas.

El doctor Juan Lorenzo Ubiera, retinólogo de la Fundación Centro Láser, afirma que todas las Infecciones de Transmisión Sexual son capaces de afectar la salud visual y, sin su tratamiento adecuado, puede causar ceguera irreversible.

Enfatiza que la prevención siempre será el arma principal contra dichas patologías.

Una de las infecciones de transmisión sexual más antiguas conocidas por la humanidad es la sífilis, y esta ocasionada por una bacteria en forma de espiral denominada Treponema pallidum. Actualmente esta enfermedad puede ser curada con el uso de antibióticos.

El Dr. Ubiera explica que la sífilis tiene tres etapas: una de ellas es la aparición de chancros sifilíticos tres o cuatro semanas luego de la inoculación, que pueden aparecer en la conjuntiva o membrana delgada que cubre la superficie interna de los párpados y la parte blanca del globo ocular.

La formación de un granuloma es posible si caen fluidos o secreciones sexuales en el ojo, el cual desaparece, con o sin tratamiento, en un período de tres a seis semanas, tratandose de una sífilis en etapas primarias.

En la etapa secundaria de la sífilis, el Treponema invade el sistema nervioso y el paciente presenta afecciones cutáneas en manos, pies, pliegues y genitales. A nivel oftalmológico, las manifestaciones más comunes suelen ser dolor ocular, fotofobia e inflamación.

Y en la tercera etapa de esta enfermedad considerada una neurosífilis, llega a provocar en los ojos, prolongación del sistema nervioso, una neuropatía; así como corioretinitis, afecciones a nivel corneal, catarata, glaucoma y atrofia del iris.

Todas las estructuras del ojo se ven afectadas por una sífilis que no es tratada. El ojo puede tener cambios atróficos a nivel de la retina, cambios pigmentarios clásicos en el fondo de ojo, daño en los vasos sanguíneos del ojo y llegar a la ceguera.

En los niños con sífilis congénita, el Treponema provoca una reacción inflamatoria en todas las estructuras oculares y afecta también los tejidos del sistema nervioso. Se le considera una panuveítis. Puede producir neuropatía óptica o conducir a la ceguera por destrucción de la retina.

Otra infección por transmisión sexual es causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae que causa conjuntivitis y lesiones en la esclerótica o capa externa del globo ocular; en tanto, la clamidia es capaz de provocar cambios en las estructuras oculares y alteraciones corneales.

Sin embargo las de origne viral sexualmente transmisibles también dañan los ojos. Los tipos I y II del herpes pueden producir daños en la córnea, en el iris y en la úvea o tejido vascular ubicado debajo de la esclerótica.

El herpes puede causar una infección primaria de la piel y las mucosas, y comprometer el párpado ocasionando blefaroconjuntivitis, queratitis o uveítis y, con menor frecuencia, retinitis.

Las queratitis recurrentes generan leucomas con disminución de la visión. Los casos graves requieren de un trasplante de córnea.

En ocasiones, las recurrencias también llegan a provocar una perforación de la córnea y se cree que episodios de estrés importante y las exposiciones al sol desencadenan las recidivas.

De la familia Hepadnaviridae, el virus de la hepatitis B provoca ictericia en los ojos y daños a la retina y al nervio óptico. Contra la hepatitis B existe una vacuna segura y eficaz.

Otra amenaza contra la salud visual es el virus del papiloma humano, el cual puede ocasionar complicaciones en la conjuntiva y en los párpados, Se cuenta con una vacuna para los cuatro serotipos patógenos de este virus transmitido por vía sexual.

En tanto, el VIH se ha convertido en la mayor amenaza viral contra la salud ocular, ya que ataca las estructuras del ojo por sí mismo o a través de las llamadas infecciones oportunistas, como la del Citomegalovirus, cuya variante fulminante provoca hemorragia y atrofia de la retina.

En el ojo, el VIH provoca infartos y necrosis aguda de la retina, compromiso neurológico, neuropatías, sarcoma de Kaposi, linfomas, carcinoma de células escamosas y lesiones vasculares como las microangiopatías de retina, además de los infiltrados por el hongo Pneumocystis jiroveci , también conocidocomo Pneumocystis carinii, una infección oportunista.

El Dr. Ubiera refiere que las complicaciones ocasionadas por el VIH en el ojo son tratadas con medicamentos antirretrovirales inyectados directamente, así como mediante la Terapia Antirretroviral Altamente Activa, un coctel quimioterapéutico de al menos tres drogas, para personas con sida.

Para preservar la salud y la vida de las personas sexualmente activas, el retinólogo de Centro Láser recomienda ampliamente la prevención así como relaciones con una sola pareja sana o mantener relaciones sexuales con su debida protección siendo en la actualidad el arma más efectiva contra las infecciones de transmisión sexual, para evitar tener algún tipo de patología que ocasione ceguera irreversible.

tomado de hoy.com.do

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>